30 abril, 2014

Sánchez-Camacho: “La tradición sefardí recuerda que España no es un proyecto monolítico y cerrado, sino una nación de confluencias”



01 ASC Haim medalla 30.04.14• Asegura que recibir esta distinción “inspira a nuestro partido a seguir trabajando de forma incansable en favor de la unidad y la convivencia en Cataluña”
• Afirma que “a lo largo de la historia ha habido quienes han entendido España como un proyecto cultural, lingüística, política o religiosamente granítico, pero esta visión rocosa y monocromática se aleja de la realidad”

La presidenta del Partido Popular Catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado hoy que “la tradición sefardí nos recuerda que España no es un proyecto monolítico y cerrado, sino una nación de confluencias”. Según Sánchez-Camacho, “en la configuración de la identidad española hay influjos de diversa identidad, pero todos ellos vertebran este proyecto histórico que es España”. La presidenta del PPC ha señalado que “a lo largo de la historia ha habido quienes han entendido España como un proyecto culturalmente, lingüísticamente, políticamente o religiosamente granítico, pero esta visión rocosa y monocromática se aleja de la realidad profunda de nuestra historia”. “Desde el Partido Popular tenemos la voluntad de hacer memoria activa de la presencia sefardí en España. Una memoria viva que pasa, en primer lugar, por reconocer los derechos de ciudadanía de los descendientes de los judíos expulsados, porque es un acto de justicia”, ha añadido.

Sánchez-Camacho ha hecho estas declaraciones después de recibir la medalla conmemorativa de las Cuatro Sinagogas Centrales de la Comunidad Sefardí de Jerusalén, a mano del presidente de la citada Comunidad, Abraham Haim. Sánchez-Camacho ha agradecido el honor que supone recibir esta distinción, “con el que siento que se me hace entrega de un legado, porque este símbolo reverbera una tradición cultural que está en el corazón de Cataluña, de España y de Europa”.

La presidenta del PPC ha recordado que “los sefardíes fueron víctimas de la intolerancia de las élites y del prejuicio del pueblo, no debemos rehuir responsabilidades ni ahogar el recuerdo”. Para Sánchez-Camacho, “los sefardíes nos recuerdan que la intolerancia es un mal social corrosivo y no invitan a redescubrir el valor de la pluralidad”. “¿Quién no prefiere la polifonía a la monotonía, el diálogo al monólogo, la variedad colorista a la contraposición de blanco y negro?”, ha preguntado. En este sentido ha asegurado que esta medalla “inspira a nuestro partido a seguir trabajando de forma incansable a favor de la unidad y la convivencia en Cataluña”. “Los demócratas tenemos muchísimas razones para seguir defendiendo una Cataluña plural y diversa en una España de todos”, ha destacado.

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!