25 octubre, 2012

Sánchez-Camacho: “El separatismo de Artur Mas es una traición al catalanismo”



La presidenta del Partit Popular Català, Alícia Sánchez-Camacho, ha asegurado hoy que “el separatismo de Artur Mas es una traición al catalanismo, de la misma manera que traiciona al espíritu de la transición”. Para Sánchez-Camacho, “el espíritu de la transición era el mismo que el del catalanismo tradicional, que respetaba la identidad de todos, que no ponía en duda la pertenencia a España y que sabía llegar a acuerdos para buscar el interés general y la modernización tanto de Cataluña como del conjunto de España”.

La presidenta del PPC ha recordado que ella misma advirtió hace dos años que el candidato de CiU, Artur Mas, iba a convertirse en el nuevo Ibarretxe catalán. Según Sánchez-Camacho, “la realidad no sólo ha concedido la razón a esas palabras sino que, posiblemente, las ha superado; hoy incluso el nacionalismo vasco se desmarca de la deriva soberanista de Mas y de su proceso de ruptura”.

Asimismo, ha advertido que lo que está sucediendo en Catalunya “no es fruto de un movimiento táctico del tradicional victimismo de CiU para obtener alguna concesión o una mejor financiación”. “Estamos ante una CiU que prefiere escuchar a los más radicales antes que a las voces moderadas de la sociedad catalana, las voces de algunos significados empresarios y las voces de las personas con seny, que son muchas en Cataluña”, ha añadido.

Para la candidata del PPC, “ya nadie puede dejarse engañar por la cara amable de algún dirigente de CiU. El independentismo catalán está dispuesto a separarnos del resto de España, a dividir la propia sociedad catalana y, si es necesario para sus objetivos, sacar a Cataluña de la Unión Europea”.

ABSTENCIÓN CÓMPLICE DE LOS SOCIALISTAS

Sánchez-Camacho ha explicado que “la situación en Cataluña es grave por la deriva de CiU, pero también por el apoyo del PSC, en forma de abstención cómplice o de respaldo directo de muchas iniciativas soberanistas”. En este sentido, ha recordado que “significados dirigentes del PSC participaron en la manifestación independentista del 11 de septiembre, promueven y firman manifiestos por la autodeterminación, pero ningún dirigente socialista, ninguno, asistió a la concentración del 12 de octubre defendiendo a los catalanes que también se sienten españoles”. “El PSC no se da cuenta de que el separatismo es el peor enemigo de los catalanes, de su bienestar, de su prosperidad y de su convivencia”.

RECONSTRUIR PUENTES

La presidenta del PPC ha apostado por “reconstruir los puentes de la convivencia y de la prosperidad y eso sólo se puede hacer desde el diálogo y la moderación”. Para Sánchez-Camacho, “los adversarios de una España plural y próspera no nos deben detener”. Asimismo, ha señalado que “igual que la constitución norteamericana habla de una unión más perfecta –a more perfect union- los españoles debemos ser capaces de caminar hacia un autonomismo más perfecto”. “No se trata de simplificar con una centralización o una descentralización del Estado, sino de actualizar a partir del análisis sereno y la corrección de las disfunciones y defectos del sistema. Se trata de reformar el Estado, desde el consenso, para modernizarlo y para hacer que funcione al servicio del conjunto de españoles y en el marco social y económico del siglo XXI”.

REFORMA DE LA FINANCIACIÓN

Por otra parte, la presidenta del PPC ha afirmado que “entre esas reformas que España y Catalunya necesitan está la reforma de un sistema de financiación. El ruido del debate independentista lo ha tapado todo y parece demostrado que el pacto fiscal era una excusa de CiU para plantear la separación de España a partir del agravio con propuestas imposibles y sin dar margen a la negociación”.

En esta línea, se ha comprometido a “trabajar para que los catalanes tengan un sistema de financiación justo, moderno y ambicioso. Queremos que la Generalitat gestione y tenga todos los recursos que le correspondan. Queremos un sistema con corresponsabilidad fiscal, con capacidad normativa amplia, que respete el principio de ordinalidad y con una solidaridad limitada y finalista”. Sin embargo, ha asegurado que “nosotros no seguimos el discurso engañoso de CiU sobre la “llave de la caja”, porque más importante que la llave es que la caja esté llena, qué recursos tenemos y qué se hace con ellos”.

SUPERAR EL NACIONALISMO

Finalmente, Sánchez-Camacho ha explicado que “Europa se encuentra en una encrucijada, y el camino pasa por una mayor integración fiscal, financiera y política”. En este sentido, ha señalado que “Cataluña no puede quedarse encerrada entre los Pirineos y el Ebro si quiere tener un futuro de prosperidad”.

En este sentido, ha afirmado que “quiero una política que no esté anclada en la queja permanente, que nos paraliza y nos desactiva; quiero superar las peleas partidista, para poner la política al servicio de las prioridades de los catalanes; quiero apostar por la regeneración de la política catalana; quiero una política ambiciosa para crear una economía ambiciosa, porque nos interesa la Cataluña real, no la oficial, creando una auténtica sociedad de oportunidades; y quiero una Cataluña de convivencia con el resto de España”. “No me resigno a la división que quieren los nacionalistas, ni tampoco a la conllevancia orteguiana. Creo que si hacemos las cosa bien, el nacionalismo será superado y la convivencia será posible”.

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!