21 diciembre, 2012

Sánchez-Camacho: “El pacto entre CiU y ERC saldrá muy caro a los catalanes”



La presidenta del PP Catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado hoy que “el pacto entre CiU y ERC saldrá muy caro a los catalanes, porque supondrá la ruptura de la convivencia y una subida de impuestos para pagar estructuras de estado que masacrará las clases medias”. Asimismo, ha manifestado que el PPC votará en contra de la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, porque “nos oponemos a un gobierno ultranacionalista dirigido por ERC; nos oponemos a un presidente irresponsable que abdicó y que ahora aprovecha la crisis económica para apuntalar un proyecto independentista “. “El PPC estará comprometido con todas aquellas decisiones que sirvan para ayudar a los catalanes y luchar contra la crisis, pero no apoyaremos ninguna iniciativa ilegal”, ha asegurado.
En este sentido, Sánchez-Camacho ha afirmado que “el PPC trabajará para que este proceso de destrucción iniciado por CiU no se lleve por delante ni la convivencia en Cataluña, ni la unidad de España, ni la integración en la Unión Europea”. La presidenta del PPC ha afirmado que “ésta será la legislatura de la frustración, porque se basa en el engaño de una consulta que no se podrá hacer”. Asimismo, ha señalado que el acuerdo entre CiU y ERC “significa continuar por el camino de las incertidumbres que perjudican la economía, un acuerdo que prioriza la independencia a la salida de la crisis, que prioriza el estado propio en el estado del bienestar, con una política fiscal que significa menos competitividad de la economía catalana”.
La presidenta del PPC ha criticado la incapacidad de CiU de hacer una lectura realista de los resultado de las elecciones y afirmó que “Artur Mas confundió deseos con realidades y creyó que los catalanes habían vuelto independentistas y que podía sacar provecho a la manifestación del 11 de septiembre. Convocó elecciones anticipadas que nadie había pedido y planteó los comicios como un plebiscito hacia su liderazgo para iniciar la hoja de ruta hacia la separación de España”. “Pidió a los catalanes una mayoría excepcional en forma de mayoría absoluta y la respuesta de los catalanes ha sido clara y su fracaso, excepcional”, ha añadido.

FRACASO DE UNIÓ

Sin embargo, Sánchez-Camacho se ha referido también al “fracaso del señor Duran Lleida y los 13 diputados de Unió de este Parlament, que no han hecho valer la moderación de la que presumen”. Así, ha afirmado que “Unió Democràtica firma también una alianza con Esquerra para la separación del resto de España”. “Unió avala las políticas de izquierdas que llevarnos a la actual crisis económica y a una Izquierda que es el autor intelectual del tripartito”, ha criticado.
Sánchez-Camacho ha manifestado que “los catalanes quieren líderes políticos sensatos y responsables que hagan su trabajo”. En este sentido, ha señalado que “hoy todavía tiene la oportunidad de rectificar, de no cerrar las puertas y pactar con otras formaciones políticas, porque el pacto con ERC es irresponsable, va en contra de la pluralidad, es rupturista porque va contra España y Europa”. En esta línea, ha considerado que “hoy el Parlament dará un mensaje pésimo en Europa, porque mientras todos se esfuerzan en sumar, usted y sus aliados piensan en dividir. Su pacto es un golpe a la voluntad y a la necesidad de una mayor integración europea”.
CORRUPCIÓN
En otro orden de cosas, Sánchez-Camacho ha asegurado que “no quiero un Govern sometido a la sombra de la corrupción”. Así, ha explicado que el PPC impulsará que se vuelvan a constituir las comisiones de investigación de sanidad y de las cajas, así como la creación de una nueva comisión de investigación sobre el caso de las ITV. “Algo huele a podrido, y no precisamente en Dinamarca -ha afirmado parafraseando Hamlet- y es necesario que se den todas las explicaciones y asuman responsabilidades”.
LEALTAD DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

Por otra parte, la presidenta del PPC ha afirmado que “España es también de los catalanes y muchos nos sentimos insultados cuando usted desprecia lo que es Cataluña”. Asimismo, ha criticado que Mas acuse al Gobierno de España de deslealtad y ha señalado que “usted ha llegado hasta aquí gracias a la lealtad del Gobierno español que ha ayudado al Govern de la Generalitat con más de 11.000 millones de euros y Moodys ha decidido mantener el rating de la deuda de la Generalitat por la altísima probabilidad de recibir el apoyo necesario por parte del Gobierno de España”. “Yo nunca le acusaré de desleal porque la Generalitat no pague las deudas con los ayuntamientos o con el tercer sector, porque entiendo que si no lo hace es porque no puede”, ha señalado.
Sánchez-Camacho ha señalado que uno de los grandes retos que tenemos por delante es la reducción del déficit y para ello hay dos caminos: “el camino de ERC, que supone recortar el estado del bienestar y subir impuestos para construir el estado propio, o el camino del PPC, recortando subvenciones ideológicas, adelgazando las estructuras administrativas y suprimiendo organismos inútiles, a la vez que hacemos una política fiscal y económica inteligente para atraer inversiones y fomentar la creación de puestos de trabajo”. En este sentido, ha reclamado medidas de austeridad y le ha recordado que “el PPC le ha propuesto reducir 1.322 millones en subvenciones, sector público y transferencias a empresas privadas”.


MODELO DE FINANCIACIÓN

Por otra parte, la presidenta del PPC ha anunciado que le reclamará al presidente de la Generalitat que se siente a negociar un mejor modelo de financiación, mediante la presentación de una iniciativa en el Parlament de Catalunya. En esta línea, ha explicado que “el PPC apuesta por un modelo fiscal singular para Cataluña, más justo, moderno, que sea solidario pero con límites, que garantice el principio de ordinalidad y que pueda servir para bajar impuestos a los catalanes”.
Asimismo, ha reiterado que “lo que necesita Catalunya es un gran pacto de todos los partidos para el empleo, no una declaración de soberanía como la que quieren llevar en el primer pleno de la Cámara”. En este sentido, ha apostado por la reforma del Servicio Catalán de Ocupación, para reducir las aportaciones a sindicatos, patronales y partidos políticos para destinarlo a ayudar a las empresas a la contratación de nuevos trabajadores; dotar al Instituto Catalán de Finanzas de nuevos instrumentos de apoyo a la empresa catalana y un plan de apoyo a la internacionalización de las pymes.

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!