11 septiembre, 2012

Manifiesto del PPC con motivo de la Diada



La Diada debe ser motivo de unión y celebración de todos los catalanes. Cataluña es tierra de vanguardia, de oportunidades y de coraje. Es el reflejo de una sociedad abierta y plural que ha buscado siempre el liderazgo y ser referente en todos los ámbitos. Estos valores son los símbolos de Cataluña que más orgullosos nos deben hacer sentir.

Queremos que esta Diada sea la del sentimiento compartido de mirar hacia el futuro con optimismo. Somos los primeros en saber los difíciles momentos que estamos atravesando. Somos los primeros que queremos que pronto lleguen tiempos más prósperos. Pero la división y la confrontación no pueden aportar riqueza. La voluntad de algunos de querer restar España de Cataluña sólo nos llevaría a la división entre catalanes, a la confrontación y al choque de trenes.

Hoy es un día festivo para Cataluña, que ha de servir para fortalecer nuestros valores y no para imponer más crispación. Ningún partido político puede erigirse como el único eje vertebrador de Cataluña, ni de la catalanidad, ni del 11 de septiembre.

No es más catalán quien más se radicaliza o pretende enfrentarse al resto de España. No lo es. Quien mejor defiende los intereses de Cataluña es quien tiene como prioridad dar respuesta a las preocupaciones reales de los catalanes.

Ahora debemos reivindicar la Cataluña emprendedora, innovadora y competitiva. Una Cataluña que con entusiasmo comience un proyecto de recuperación y dejar de lado las quejas y el victimismo constante que algunos han convertido en la excusa para no llevar a cabo los cambios necesarios y para enmascarar su gestión. Ahora Europa nos pide estabilidad, nos pide responsabilidad y sobre todo medidas eficaces para la recuperación económica. Por ello, aquellos que quieren exaltar ciertos sentimientos de confrontación y de ruptura no piensan en las graves consecuencias que tendría para Cataluña la separación de España y el aislamiento de Europa. Ahora es el momento de hechos que den esperanza a los catalanes y catalanas. Es el momento de definir las prioridades más inmediatas, centrar los debates que son necesarios y no crear falsas expectativas que sólo generan frustraciones.

Por una Diada de unidad, consenso y pluralidad, por una Diada de todos.

¡Bona Diada!

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!